arbol

El cuerpo humano es una comunidad formada por 50 billones de células. La célula es la unidad anatómica, funcional y genética de los seres vivos. Constituida por 3 elementos básicos (membrana plasmática, citoplasma y material genético o ADN), posee la capacidad de realizar 3 funciones vitales: nutrición, relación y reproducción.

Cada una de nuestras células contiene energía, específicamente dentro del proceso de nutrición celular, se almacenan sustancias que posteriormente se convierten en energía. Es desde este punto donde partimos sobre el concepto de La Biología de la Creencia, desarrollado por el biólogo celular Bruce Lipton, quien asegura que los genes y el ADN pueden modificarse por las creencias de una persona.

El eje de este planteamiento consiste en comprender que todos los pensamientos que tenemos generan un campo energético que repercute y tiene un impacto directo en cada célula que constituye nuestro cuerpo. La percepción de las personas es distinta según su entorno, mismo que influye en los pensamientos, por ende, la carga genética sí puede modificarse a través de estímulos que se encuentran en el ambiente exterior.

Un ejemplo sobre esta energía se observa en las células sanas en comparación con las células cancerígenas, mismas que están enfermas y tienen una estructura distinta. El cerebro bajo determinadas circunstancias (asociadas a nuestra percepción) libera neuroquímicos como serotonina (asociada con la sensación de bienestar), adrenalina (mantenerse alerta), citoquina (sistema inmune), oxitocina (efecto anti estrés) o dopamina (satisfacción y placer); sustancias tan poderosas como los químicos que se encuentran en determinados medicamentos. Esta es la prueba de que existe un efecto directo entre el pensar y el estado de salud.

Bajo la premisa anterior podemos afirmar que, si cambias tu percepción, cambias tu química. Los seres humanos como organismos vivos no estamos determinados por nuestros genes, sino condicionados por el entorno que nos rodea, contrario a la síntesis evolutiva que afirma que es nuestra carga genética la que nos determina.

Reeducar nuestra forma de pensar tendrá un gran impacto en nuestra forma de vivir. Deepak Chopra, médico endocrinólogo reconocido mundialmente por la práctica de la medicina alternativa afirma que “El mensaje de Bruce Lipton tiene el potencial para cambiar al mundo”.

La mente es la única entidad gobernante del cuerpo… cambiar la mente implica cambiar nuestro campo energético. Percepción es igual a creencia. Programemos nuestros pensamientos con actitudes positivas que generen abundancia y felicidad, tenemos la facultad de crear salud o enfermedad. No somos víctimas de nuestra herencia genética sino víctimas de nuestras propias creencias.

Myrna Morales
Sígueme

Myrna Morales

Maestra en Mercadotecnia, docente de posgrado en diferentes universidades, triatleta y aficionada a la ecología y la lectura.
Myrna Morales
Sígueme

Últimos posts por Myrna Morales (ver todos)