Se acerca la Navidad, y ya vamos poco a poco haciendo la lista de regalos. Uno de los obsequios más deseados e inolvidables es una mascota, sea perro, gato, peces, etc. Regalar una mascota se puede convertir en el mejor regalo que le hayas podido hacer a esa persona en toda su vida, o el peor regalo que le hayas podido hacer a ese animal.

Entonces, ¿qué debes tener en cuenta si quieres regalar en Navidad un cachorro?

Partiendo de la base de que un perro no es un juguete, sino un ser vivo que siente y padece, lo más importante cuando una persona se plantea regalar un perro es tener en cuenta varios factores:

  • Jamás regales un perro como capricho. A lo mejor has escuchado decir a esa persona que le encanta una raza concreta. Nunca regales un perro por estética y es que cada raza tiene una serie de características que no siempre se adaptan a las características de esa persona. Para no equivocarse en la raza o cruce de razas es importante responder a varias preguntas: ¿qué nivel de energía tendrá ese perro? ¿Necesitará mucho o poco ejercicio físico? ¿Tiene tiempo esa persona para aportarle la actividad física que el perro necesita?
  • No compres un perro en una tienda de mascotas. La mayoría de perros de escaparate provienen de granjas de cachorros. En estas granjas se crían perros en condiciones higiénicas y sanitarias deplorables, se entregan con documentación falsa, se venden como si fueran un producto más de la tienda, etc. Estos perros suelen tener problemas emocionales y físicas para le resto de su vida, incluso algunos, mueren en edades tempranas. Además, comprando perros en tiendas de mascotas estás colaborando a que las granjas de cachorros sigan funcionando. Si quieres comprar un perro, hazlo en un criadero profesional que puedas visitar y comprobar las condiciones en la que el perro nace y se desarrolla.
  • Adopta un perro. No compres, adopta. Hay numerosos cachorros esperando una oportunidad. Hay protectoras con cachorros y perros adultos esperando una oportunidad desde hace tiempo, etc. Visítalas y no hagas feos a perros mestizos. Los perros de raza no son más que razas mestizas que se han prolongado en el tiempo. Además, un perro mestizo es un perro único, exclusivo.
  • Regalar un perro es una responsabilidad. Sé responsable con tus decisiones. Un perro no es un juguete y debes tener muy claro que la persona a la quien regales un cachorro esté preparada para lo que significa criar, educar y cuidar a un perro. Esta persona aparte de tener amor por los perros, debe tener tiempo y dinero para hacerse cargo. Tiempo porque un perro es un animal social que necesita estar siempre con la compañía de alguien, tiempo para pasearle y activarlo físicamente, tiempo para dedicarle amor y tiempo para educarle.

Medita bien sobre la posibilidad de regalar un perro a alguien. Hazlo con cabeza pero, sobretodo, con corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *