¿CUÁNDO REALIZAR UN TALLER?

Un taller, tal como se explicó antes, puede ser valioso en algunas circunstancias. ¿Cuándo surgen esas circunstancias y cuándo elegir un taller por sobre otros métodos de educación o formación? Hay una serie de situaciones en que un taller sería la mejor elección:

  • El comienzo de algo nuevo. Si la organización está adoptando un nuevo método o la iniciativa comunitaria ha tomado un nuevo camino, suelen haber una serie de información o formas de funcionamiento nuevas que la gente tiene que aprender. Un taller, o una serie de talleres, es una forma de presentar estos cambios en un corto tiempo y hacer que la gente se prepare.
  • La formación inicial de personal o voluntarios. Los talleres suelen ser una buena forma de enseñar a nuevos miembros del personal o voluntarios la filosofía, métodos y funcionamiento de la organización o presentar técnicas que van a necesitar para hacer su trabajo.
  • La formación continua en el trabajo de personal o voluntarios. Los talleres sobre distintos temas, técnicas, etc. son una buena forma de mantener al personal y voluntarios alertas y conscientes de lo que están haciendo.
  • Desarrollo de personal. Los talleres se suelen usar como forma de perfeccionar habilidades profesionales y aprender sobre nuevos acontecimientos en el área.
  • La demostración de un concepto nuevo. Si alguien en una organización ha estado expuesto a una nueva idea o técnica especialmente interesante, esa persona podría realizar un taller para presentarla a sus colegas o la organización podría invitar a alguien a que lo haga.
  • La explicación de algún tema al público: La organización puede dictar un taller para el público sobre su misión para asegurarse de que la gente está informada sobre su causa o sobre lo que se está haciendo al respecto. Un programa de alfabetización para adultos puede realizar un taller sobre analfabetismo en su zona, por ejemplo, o puede organizar uno en un refugio para personas sin hogar sobre las causas y consecuencias de la falta de hogar.
  • La disponibilidad de un presentador experto. Cuando una persona tiene experiencia particular sobre un tema, es posible que se le pida presentar un taller para el personal o los miembros de otra organización, para el público, en una conferencia, etc. Las personas conocidas suelen recibir frecuentes invitaciones (pagadas) para viajar largas distancias para presentar un taller.

Últimos posts por Administrador (ver todos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *