Comparezco ante la vida que no detiene su implacable marcha, levanto los ojos al cielo, agradezco y pido una tregua antes de seguir mi camino.

Me quedo maravillado porque en este instante que se me concede puedo sentir cada abrazo y puedo enjugar cada lágrima, puedo verme sin poses, así, frágil, dispuesto y muy enamorado.

Recuerdo a cada uno de los que llevo en el corazón, veo cada rama que se ha secado y puedo disfrutar cada nueva hoja que nace y se suma a las demás, cada flor que brota, cada regalo, cada pérdida y cada duelo, todo ha tenido sentido… un instante, este instante… un gran regalo.

Agradezco cada cambio, que mi terquedad ha reclamado primero, una nueva perspectiva me permite ver lo que tengo a mi alrededor, así se me ha dicho que las posibilidades no siempre están al frente, no siempre se encuentran en el camino que me impongo, no siempre son hacia arriba, algunas veces es mejor rodear y modificar el rumbo… siempre avanzando, siempre acompañado, siempre.

Sigo limpiando la ventana de mi corazón para que la luz entre, me ilumine, me guíe y derrita el hielo que, confieso, todavía no cede, ya sus tenues rayos tocan suavemente los rincones antes olvidados y empiezo a ver lo que hay, lo que guardo… veo lo que no debo soltar y veo todo aquello que ya no necesito, a pesar de que lo he perseguido desenfrenadamente.

Un fuego grande calienta este instante que se me concede, este instante que se suma a la vida, que es la vida. En este cálido momento entiendo que soy lo que he recibido, que todo es don y que todo es gracia.

Confieso que creo en Dios que se ha hecho carne y habita entre nosotros, creo firmemente que estoy en sus manos y que soy una de sus herramientas, que ayudo a construir con cada golpe que resuena, que sólo sirvo en el esfuerzo.

Celebro lleno de esperanza este instante, y este día, y este año que se cierra y que recién inicia, celebro que tú estés conmigo y que me permitas estar contigo.

Doy gracias.

Gustavo Rosas Goiz
Sígueme

Gustavo Rosas Goiz

Lo mío es contar, por eso cuento lo que se cuenta.
Lo que sé: cuenta.
Gustavo Rosas Goiz
Sígueme

Últimos posts por Gustavo Rosas Goiz (ver todos)

3 thoughts on “46 años”

  1. Yo agradezco a la naturaleza la vida que tengo y que me haya permitido coincidir en la tuya. Gracias a ti que tu inspiración permite mi inspiración!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *