Antes de comenzar con mi primer artículo en C2, quiero contextualizar sobre el porque decidí animarme en redactar este escrito. Me encuentro en el último año de estudio de la carrera de Ciencias de la Comunicación, y desde que inicié, la semiótica se convirtió en una de mis materias favoritas, por lo que el seminario de tesis que elegí está totalmente enfocado a esta ciencia.  La semiótica estudia los diferentes sistemas de signos que permiten la comunicación entre individuos, sus modos de producción, de funcionamiento y de recepción. El siguiente artículo que comparto es parte de mi tema de investigación de dicho seminario.

¿Por qué Archie Comics? 

Hace algunos años cuando asistía a la primaria, una amiga de aquél entonces llevó a la escuela una tira cómica llamada “Betty y Veronica”, la cual relataba una sencilla historia en la cual Verónica del Valle era la protagonista. Verónica había rechazado prácticamente a todos los chicos que la habían invitado al baile escolar, pues ella planeaba asistir con su entonces novio, un galán extranjero rico y popular. El relato concluía en que nuestra protagonista de último momento asiste con el nerd del colegio, pues su novio no puede ir al baile con ella debido a causas de fuerza mayor y los demás chicos a los que anteriormente había rechazado ya tenían pareja para el baile.

Aquella historia me pareció divertida a pesar de ser simple en lenguaje e ilustraciones, sin embargo los colores de las páginas y los dibujos me parecieron algo curiosos. Los ojos de los personajes, a pesar de ser sencillos, reflejaban a la perfección las expresiones que querían transmitir.

No paso mucho tiempo para que después, cuando aún asistía a la primaria, cambiando los canales de la televisión pude ver que en un canal de televisión abierta estaban transmitiendo una caricatura llamada “Los misterios de Archie”. Fue ahí cuando note que la protagonista principal no era Veronica del Valle ni Beatriz Rosas, si no aquél muchacho pelirrojo y pecoso.

Supongo que dicha caricatura no fue muy exitosa, pues no tuve oportunidad de volver a verla, no obstante, a partir de ahí pude comprender algunas referencias culturales (de las que hablaré más adelante) que tenían ciertas caricaturas y programas de televisión de E.U.A. con respecto a Archie Cómics.

Un  par de años atrás tuve la oportunidad de ser parte del staff de una reconocida convención de cómics, anime, videojuegos y cultura pop de mi ciudad. Fue ahí donde pude reencontrarme con aquella historieta que marco mi infancia y desde entonces me he mantenido al margen de ella.

El Nivel pragmático 

Este artículo está enfocado en el nivel pragmático. ¿Qué es el nivel pragmático?

Desde Charles Morris, se distinguen tres niveles de funcionamiento de los signos, que constituyen los ámbitos de estudio semiótico: el nivel sintáctico, que investiga las relaciones entre los signos; el nivel semántico, que analiza el significado de los signos; y el nivel pragmático, encargado de estudiar las relaciones entre los signos y sus usuarios (Talens, 1978: 47-59).

El personaje de Archie nació en 1941 , creado por John L. Goldwater, editor y fundador de la compañía MLJ Cómics, rebautizada después como Archie Cómics, y dibujado por el artista Bob Montana. Debido a que surge en una década marcada por la Segunda Guerra Mundial, tiene un gran impulso, ya que el cómic, junto con la radio y la televisión, empiezan a tener una fuerte demanda porque la gente necesitaba un medio de distracción para olvidar la situación que estaban viviendo en ese momento. A partir de la década de 1945, es cuando hace aparición la Generación de los Baby boomer[1], dicha generación es conocida por haber crecido leyendo las primeras historietas de las editoriales DC Cómics y Marvel, no obstante los cómics de Archie no se quedaban atrás, pues en sus ilustraciones se veían reflejadas claramente las características de aquella época. Cabe resaltar que Veronica Lodge, uno de los principales personajes e intereses amorosos de Archie, está basado en la actriz Veronica Lake, conocida por haber destacado en películas de la década de los 40’s.

 

 

 

 

 

Veronica Lake Veronica Lodge
   

 

 

Centrándonos en el protagonista, el joven pelirrojo Archie, está basado en dos artistas: Henry Aldrich, quien era el supuesto adolescente estrella del programa de radio The Aldrich Family[2], debido a que el actor Ezra Stone, quien era la voz de Aldrich detrás del micrófono, a sus 20 años de edad era todo menos un adolescente cuando inició esta comedia radial; la segunda fuente de inspiración, fue el actor Mickey Rooney en su papel de Andrew “Andy” Hardy[3].

 

 

 

Henry Aldrich Andrew “Andy” Hardy Archie
   

 

Archie es hijo único de Fred y Mary Andrews, de chico tuvo un perro llamado Spotty, y su versión adolescente (la más popular) asiste a la Secundaria Riverdale. Las aventuras de Archie y sus amigos se centran en el triángulo amoroso Verónica-Archie-Betty y las situaciones que pudiera vivir cualquier adolescente estadounidense de mediados del siglo XX. En ocasiones sus aventuras son de corte fantástico e irreal. Archie y sus amigos han sido astronautas, marineros, bomberos y otros trabajos. Han competido en carreras campo a través, experimentos científicos y competiciones de bandas musicales.

Desde sus inicios, los cómics de Archie consistieron durante muchos años en cuatro historias, dos de ellas de seis páginas y dos de cinco, más unos cuantos gags de una o media página. Cada una de estas historias era auto contenido y no había continuidad de ningún tipo. Eso explica por qué Riverdale permaneció inmutable durante décadas, también obligó a que la narrativa fuera estática y poco madura. Pese a la edad de sus protagonistas, Archie nunca fue un comic para adolescentes: era un cómic para niños que pensaban que la adolescencia sería así, como una eterna infancia, pero con los niños y las niñas mezclados (aunque no demasiado). Ni problemas hormonales, ni primeras dudas existenciales, ni corazones rotos. Solo juerga continúa sin fiscalización paterna.

En cuanto a la estética de las ilustraciones, De Carlo fue el dibujante más prolífico del comic, se encargó de Archie desde los años cincuenta y modernizó las versiones originales de los personajes, haciéndolos más similares a los adolescentes de la época. Su estilo influyo a autores como Bruce Timm (responsable de la serie de animación de Batman de los noventa). Cabe resaltar que De Carlo se enfrentó en los últimos años de su carrera contra Archie Comics para que se viera reconocida su función de co-creador de personajes del universo Riverdale como Sabrina o Josie and the Pussycats, personajes que tiempo después tuvieron su propio Spin-Off[4]

Otros dibujantes como Bob Bolling, impregnaron sus propios estilos en las páginas del comic. Bolling dibujó a un Archie niño que nació como un intento de imitar a Daniel el Travieso[5] o Charlie Brown y Snoopy, que para muchos historiadores se convirtieron en un producto superior a las propias historias de Archie; el caricaturesco Samm Schwartz se identificó sobre todo con el excéntrico Jughead; Harrey Lucey heredó el trono de De Carlo y acompañó al personaje en los setenta, cuando las ventas eran altísimas. Y junto a muchos de ellos, Frank Doyle, el guionista más prolífico de Archie.

En el año 2007, con la muerte de Richard Goldwater, Archie Comics decidió reformular todas sus colecciones, icónicas y legendarias, adaptándolas a la época actual. Para el año 2010 llega ‘Life with Archie’, una colección que exploraba dos futuros alternativos para un Archie adulto: uno en el que se casa con Betty y otro donde lo hace con Veronica, dando pie a temas como la muerte, las enfermedades, el amor y los hijos. Esta versión del personaje murió de un disparo en 2014, tema que escandalizó a los seguidores de la tira cómica.

En 2013 llegó otro título escrito por Roberto Aguirre-Sacasa, guionista de Glee[6]. En él, la pandilla de Riverdale se enfrenta a una invasión zombi, demonios y monstruos lovecraftnianos. El éxito llevó a una secuela, ‘Chilling Adventures of Sabrina’, ambientada en los sesenta.

El último giro en esta nueva orientación de Archie llegó en 2015, cuando por primera vez en su historia, su serie principal sería relanzada desde el número 1. El responsable sería el guionista Mark Waid, y la dibujante Fiona Staples, que juntos se atreven a que Archie rompa la cuarta pared y, al fin, plantear historias de continuará en formato comic-book.

Nuevas cabeceras le harían compañía, con personajes ya conocidos como Jughead, que en la búsqueda de la diversidad por parte de la nueva Archie Comics declararía oficialmente su asexualidad en su propia serie, o Josie and the Pussycats, que entre la tradición y la renovación, están ansiosos por encontrar nuevos lectores.

Impacto

Al terminar la II Guerra Mundial, durante nueve años los estadunidenses de la posguerra sintonizaron por la radio el programa de Archie.

Archie comics llega a México bajo la licencia de Editorial Novaro, fundada por Octavio y Luis Novaro, comenzó a inicios de los años cincuenta y tuvo un desarrollo impresionante, llegando a tener sucursales en tres continentes. Ambas compañías consolidaron su propuesta con títulos nacionales para luego incrementar su penetración en el mercado con títulos extranjeros que a la larga hundieron la producción nacional.

La serie animada debuta dentro de la CBS en otoño de 1968, con lo que se llamaría “The Archie’s Show”, en la franja horaria del sábado por la mañana. Los personajes de la serie Archie, Betty, Veronica, Reggie y Jughead tocaban temas que luego eran editados en el mercado real. El más popular, ”Sugar Sugar, es uno de los grandes clásicos del estilo bubblegum pop de finales de los sesenta. Esta serie dio pie a el spin-off sesentero y musical, Josie and the Pussycats, cuya serie imitaba a ‘Scooby-Doo’, con sus misterios y su grupo de chicas viajeras y cuyos temas también tenían impacto a las listas reales. También estuvo la popular sitcom[7] de Sabrina, la bruja adolescente

En 1968 con la guía del Director Hal Sutherland se estrena la película Archie con una duración de 75 minutos y distribuida por SAV, de la cual no se tienen muchas referencias, pues no tuvo un alto impacto para el público. Archie volvió a la pantalla grande en los 90 con una película llamada Archie: Regreso a Riverdale, la cual pasó con más pena que gloria, pues tenía el formato de personajes reales adultos. La historia trataba sobre una reunión de la preparatoria Riverdale, en la que la historia se ubica quince años después de que los personajes se graduaran, sobre un Archie adulto que está a punto de casarse con Verónica, pero luego se da cuenta que su verdadero amor es Betty. En la película, Torombolo aparece divorciado de un matrimonio que no funcionó, pero se queda con su hijo Jordan, y sigue con un trauma de la adolescencia por Ester. La película era un piloto para una futura serie de televisión, pero por la poca popularidad y las críticas que recibió, el proyecto fue cancelado.

También estuvo la serie animada medianamente popular, Los misterios de Archie, de finales de los 90, con aproximadamente 30 minutos de duración por capítulo. La premisa de la serie giraba en torno a un laboratorio de física de Riverdale High mal construido, haciendo de la ciudad de Riverdale un “imán” para monstruos de estilo Cine B, teniendo como referencias a películas icónicas como Little Shop of Horrors, Attack of the 50 Foot Woman, entre otras.

Los rasgos arquetípicos de Archie, Betty y Verónica lograron sentar un precedente al que muchas otras obras de ficción luego harían referencia, desde Spider-Man, con Peter Parker, Gwen Stacey y Mary Jane Watson, hasta la versión invertida de Reality Bites, en la que Winona Rider debía escoger entre el responsable pero aburrido Ben Stiller, o el osado pero insensato Ethan Hawke.

La serie Riverdale de Roberto Aguirre-Sacasa, estrenada en el 2017, coge una buena esencia de personajes principales y secundarios de Archie, los combina y les da un trasfondo con sentido y continuidad.

La serie toma sus principales referentes de la última reinvención de la imagen de la franquicia en los comics, y por eso aplica a la batidora de referencias elementos de terror y dinámica de Scooby-Doo.

 

[1] La llamada generación del baby boom, compuesta por los nacidos poco después del fin de la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos, tuvo un efecto profundo en la economía de ese país, y fue ella misma el resultado de una bonanza económica.

[2] Popular programa de radio estadounidense de categoría adolescente (2 de julio de 1939 – 19 de abril de 1953)

[3] Personaje ficticio interpretado por Mickey Rooney en una serie de películas para la compañía cinematográfica Metro-Goldwyn-Mayer de 1937 a 1946.

[4] Serie de televisión, película, programa de radio, videojuego o trabajo narrativo creados a partir de una obra ya existente.

[5] Tira cómica originalmente creada, escrita e ilustrada por Hank Ketchampara King Features Syndicate.

[6] Serie de televisión y comedia musical estadounidense juvenil la cual se emitió por la cadena Fox desde el 19 de mayo de 2009 hasta el 20 de marzo de 2015.​​

[7]  Tipo de serie televisiva cuyos episodios se desarrollan regularmente en los mismos lugares y con los mismos personajes,1​ y en donde se suelen incluir risas grabadas o en vivo. Se desarrolló en los años 1960 en Estados Unidos y sigue siendo relevante aún en la actualidad, como lo muestran recientes realizaciones y anuncios al respecto.

Alyna Cruz Ramírez

Alyna Cruz Ramírez

Community Manager en La Comunidad del Conocimiento
Licenciada en Comunicación, animalista de corazón. Fotógrafa novata. Amo el cine y todo lo relacionado al género de terror 😉
Alyna Cruz Ramírez

Últimos posts por Alyna Cruz Ramírez (ver todos)

2 thoughts on “El simpático pelirrojo que robo mi corazón: Archie”

  1. Un análisis bastante completo, sin embargo enteramente académico, el que hayas compartido tu trabajo de la carrera se agradece (porque es tuyo), pero sigue siendo un trabajo. Pudiste haberlo dividido en varios artículos y al final de cada uno de ellos, haber agregado tu opinión o relacionado con tu vida (lo hiciste al principio pero después no lo volviste a mencionar, y quedó como texto de libro de consulta). El título prometía mucho, prometía una experiencia, pero a partir de “El nivel pragmático” fue como revisar tu tarea. Eso hace la diferencia entre leer un trabajo de la escuela a leer un artículo en la sección de “cultura” de una publicación.

    Creo que vale la pena que tengas presente el vincularte con la audiencia y no tanto el arrojar datos sobre el objeto de tu estudio.
    Y de nuevo, me gustó muchísimo el tema que elegiste, me hubiera gustado conocer más detalles de lo que piensas y sientes al respecto. Ojalá lo tomes en cuenta.

    1. Hola, muchas gracias por haber leído mi artículo, tienes mucha razón, mi escrito daba para más, para ser más digerible hacía los lectores. Voy a aplicar tus recomendaciones en el próximo que publique.

      Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *