SOBERANÍA ANACRÓNICA, DESECHO DE LA GLOBALIZACIÓN

Desde el siglo XVII se ha hablado del término soberanía. Diferentes tratadistas como Grocio, Hobbes y Rousseau explicaron en sus obras emblemáticas qué es lo que se debe entender por ella. Por ejemplo, para Grocio en su libro De jure belli ac pacis se concibe como: “Se le llama soberano cuando sus actos son independientes de cualquier otro poder superior, de suerte que no pueden ser anulados por ninguna voluntad humana”. De igual manera, Hobbes en su obra El Leviatán y Rousseau en Contrat social; coinciden en que la soberanía es independiente de cualquier otro factor externo que no sea el que emana del pueblo o la voluntad general.

Desde que México se convirtió en un país miembro de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) el 18 de mayo de 1994, aceptó sus obligaciones como miembro de la organización, las cuales consisten en promover el desarrollo de sus economías y aumentar el bienestar económico y social de sus pueblos, participar en la intensificación del comercio mundial, reducir los obstáculos sobre el intercambio de bienes y servicios así como la liberalización de los movimientos de capital. Desde esa fecha, México forma parte de los 34 países miembros de la OCDE que representan el 80% del comercio mundial y de las inversiones, al mismo tiempo que perdió su soberanía.

El que nuestro país haya entrado al exclusivo y privado “club de los países ricos”, lo ha maniatado en su libertad potestativa de establecer políticas públicas, debido a que aquéllas, deben estar en armonía con las establecidas en los demás países miembros de la organización.

¿Qué requiere la OCDE de México en el próximo sexenio?

La OCDE en su reciente trabajo publicado en marzo de 2018 de título “GETTING IT RIGHT PRIORIDADES ESTRATÉGICAS PARA MÉXICO”, el cual ya le ha sido entregado a cada uno de los contendientes a la presidencia de la república, expresa de manera literal, en su página 5:

“Estamos listos y entusiasmados para apoyar al próximo gobierno en su propio proceso de reforma… apoyar la implementación de cambios legislativos e institucionales. Esperamos este documento contribuya a enriquecer el debate nacional en estos tiempo pre-electorales y siente las bases…. para seguir diseñando, desarrollando e implementando JUNTOS, mejores políticas para una vida mejor en México” (énfasis añadido).

Así pues, de manera conjunta, nuestros legisladores federales y en algunos casos locales, tendrán que implementar en el próximo sexenio la siguientes “recomendaciones” de políticas públicas, si es que se quiere continuar como la undécima economía más grande del mundo –en términos del PIB medido en paridad de poder de compra-:

 *Fortalecimiento de la política fiscal. Incrementar los ingresos fiscales –aumento de la tasa predial, limitar las exenciones del ISR personal-, combatir la informalidad –exigir aportaciones de seguridad social respecto de todos los trabajadores de las empresas formales, fusionar el IMSS y el SAT para crear un ID único fiscal-, fortalecer el clima de inversión –ampliar la base del IVA, eliminar exenciones del IVA (como por ejemplo educación), bajar la tasa del ISR corporativa de manera gradual-.

 *Fortalecer la gobernanza pública. Una lucha más eficaz contra la inseguridad – aplicación de juicios orales en todos los casos civiles y mercantiles, capacitación de jueces y abogados en el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, vincular las bases de datos de las declaraciones de impuestos, de activos y patrimoniales y auditorías en función del riesgo-.

 *Fomentar el desarrollo regional. Reforzar la capacidad de recaudación de los municipios mediante la reforma al impuesto predial para su aumento.

 *Elevar la calidad y la equidad del sistema de educación de competencias. Mejorar el acceso a una educación de calidad para todos los estudiantesaumentar el gasto gubernamental en el desarrollo de competencias para poder elevar salarios y así obtener mayor recaudación fiscal (el gasto en educación se recupera en futuros impuestos sobre la renta)-.

 *Reformar el mercado laboral y las políticas sociales. Mejorar la calidad del empleo y la reducción de la informalidad laboral –crear de un seguro de desempleo, combatir la informalidad (personas que no pagan aportaciones a la seguridad social o que trabajan por su cuenta y su negocio no está registrado)– fortalecer la protección social –permitir que las aportaciones del INFONAVIT se usen para fines distintos de los de vivienda, como beneficios de desempleo o jubilación, aumentar las aportaciones pensionarias de los trabajadores entre un 13 al 18%, crear un sistema único pensionario, aumentar la eficacia y eficiencia de la Secretaría del Trabajo, aumentar los montos de la pensión mínima para la vejez-.

 *Sacar el mejor provecho de las recientes reformas para fortalecer la competencia. Reducir los trámites administrativos para la apertura de estaciones gasolineras o plantas de energía, reducción de los trámites burocráticos, fortalecer la aplicación de la ley de competencia –las víctimas de prácticas monopólicas podrán solicitar el pago de los daños y perjuicios causados, aumento de licitaciones públicas electrónicas, apertura de licitaciones públicas a extranjeros-, reformar el sector energético –eliminación paulatina de los subsidios de electricidad protegiendo a grupos vulnerables (incremento en el pago de luz)-, reformar los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión –eliminar las restricciones a la inversión extranjera, eliminar el IEPS en los servicios de telecomunicaciones-, fortalecer las políticas de innovación –otorgar apoyos para formar estudiantes de maestría y doctorado en las empresas-.

*Proteger el medio ambiente. Mitigar y adaptarse al cambio climático –aumentar la tasa impositiva al carbono (gasolinas y diesel aumentarán su valor), eliminación de los subsidios de electricidad para bombear agua de riego-.

Será tarea del próximo gobierno entrante –Poder Ejecutivo y Legislativo Federales- acatar las “atentas recomendaciones” que hace la OCDE a México o, en su caso, como algunos candidatos lo refieren, demostrarnos que nuestro país “no es piñata de nadie”. Lo cierto es, que de implementarse las políticas públicas propuestas por el organismo internacional, la autoridad fiscal incrementará sus procedimientos de fiscalización, así como también, la Secretaría del Trabajo, emprenderá mayores esfuerzos para combatir la informalidad en los centros laborales.

Manuel Sandoval

Manuel Sandoval

Amante de la lectura, apasionado del Derecho. Maestro en Derecho Privado por el Instituto de Estudios Avanzados de Oriente, Maestrando en Derecho Fiscal por la Escuela Libre de Derecho de Puebla, Licenciado en Derecho por el Instituto de Estudios Avanzados de Oriente, litigante en materia Fiscal y Administrativa, asesor jurídico en Derecho Corporativo.
Manuel Sandoval

Últimos posts por Manuel Sandoval (ver todos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *