Un ángel te despierta a media noche
en medio de ese sueño atribulado,
pide que lo acompañes. Tú preguntas
-¿En qué puedo ayudarte?, no has notado
que soy solo un pastor, que poco tengo,
lo que cargo en mi alforja no me alcanza.
-Así te necesitan, dice el ángel,
sólo falta que tu alma esté dispuesta,
ahora es tiempo otra vez de la esperanza.

Sientes el corazón lleno de fe por la noticia,
y entonces nace el Niño en tu regazo
eres portal sencillo transformado
por designio de amor. Y con tu abrazo,
ese Niño pequeño halla cobijo
y tú encuentras sentido a la faena:
Èl te ha dado la fuerza del camino
para que seas portal en Noche Buena.

– Gustavo Rosas Goiz

Gustavo Rosas Goiz
Sígueme

Gustavo Rosas Goiz

Lo mío es contar, por eso cuento lo que se cuenta.
Lo que sé: cuenta.
Gustavo Rosas Goiz
Sígueme

Últimos posts por Gustavo Rosas Goiz (ver todos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *