Cultura

LA PESADILLA ANTES DEL GUADALUPE-REYES

 

 

Por todos lados la gente se prepara para dar El Grito de Independencia. Los mexicanos se abastecen cual tercera guerra mundial, de zarapes, bigotes falsos, matracas, chupe, y sombrerotes. Ah si… y de manteconchas.

Si Tim Burton hubiera sido mexicano, éste hubiera sido el resultado. Temporadas que se entremezclan y se deforman, que no conmemoran ni celebran nada, que no llegan si no que las traen, las aceleran, porque los mexicanos ya queremos que se acabe el año. Otro año que tampoco fue eso, nuestro año. Más bien parece una película de Chabelo y Pepito contra los monstruos.

Disimulamos lo del coctél de días festivos porque no queremos que vean nuestro lado débil, pero en serio urge. Ya desde el miércoles retiembla en su centro la calle, y no por los fuegos artificiales si no por las obras públicas que, doy constancia, en éstos días sólo han beneficiado a los repartidores de Uber.

Ansiamos entregarnos al alcohol, a la fiesta, al olvido. Los constructores de la municipalidad taladran una seudo línea recta para colocar topes. Derraman los restos de pintura amarilla en el otrora saludable pasto de la calle. Dejan la basura en un árbol fuera de la casa de mi vecino. En el árbol que está fuera de la mía sólo encajan botellas de Coca Cola de plástico que disfrutaron a la hora del almuerzo. Los motociclistas rebasan por la izquierda y no utilizan la ciclovía, les vale. “Somos los Borg, bajen sus escudos y rindan sus naves, añadiremos sus características biológicas y tecnológicas a las nuestras. La resistencia es fútil” como dijeran en aquella serie tan colorida. Los de los carritos con mercancía china para patriotas gritan y gritan, quieren que se acabe ya, porque si no tendrán que rematarla, en facebook pululan aquellos que se ríen de los gringos por lo del huracán pero quieren que baje el dólar para comprar más porquerías. Exigimos respeto de manera virtual pero ¿qué damos a cambio, Likes?

Los nuevos iPhones llegaron ya, uno sobrepasa las 30 mil lanas, los niños del mañana lo necesitan urgentemente en las primarias porque si no les van a hacer bullying sus compañeritos. Los Godínez del hoy (cómo detesto ese apodo) lo necesitan urgentemente porque si no les harán bullying todos los de la oficina. Un meme comienza a hacerse el tema de conversación y a reiterarse hasta el infinito en los perfiles de todos, es el Optimus Pan. En resumen: una figura aspirante a ser humano integrada por mantecadas, conchas, y demás manjares azucarados; evocando aquél gigante metálico de la franquicia Transformers.

Vaya insistencia de llamar la atención. Hay necios que creen ciegamente que ésto es promover al país “a través de su gastronomía”, pero no ven que se trata de risas grabadas, de chistes viejos, no durarán al 2019, se evaporarán tal cuál como llegaron y ya no tendrán sabor. Ésto no hará explotar el turismo, ni declararán todos esos portmanteaux como patrimonio cultural de la humanidad. Mexicanos sumergidos en un sueño etéreo y edulcorante, del que despertarán apenas tengan que pagar las deudas en enero…

Pero aún estamos a tiempo de quitarnos el sombrerote de mexicanos ilusos, y ponernos el que corresponde. ¿Cómo hacerlo? eso es lo desafiante, corresponde a cada quién decidir cuándo, o si de hecho, quiere despertar.

Gritar “¡Viva México!” no bastará para establecer el orden en las calles, ni en materia de seguridad ni en la de circulación. Mencioné tantas cosas al principio de ésta columna, que están sucediendo en el país que todos los lectores podrían sentirse identificados no importando dónde vivan. ¿Cómo unirnos?

Unámonos como el gigante alimenticio aquél que engalana nuestros timelines, hagamos frente a las injusticias no sólo a través de la red sino en caliente, recién saliditos de aquél horno del repudio a la corrupción. Que ese monstruoso ser cobre vida a través de la ciudadanía y sea la pesadilla de delincuentes y estafadores: denunciando, vigilando. Que no sea el chiste malo en la presentación del maestro de universidad, sino un recordatorio de que su cátedra debe causar siempre hambre de conocimiento y superación para ayudar a los demás. No sólo nos unamos en la risa, unámonos ahora, ANTES de que los nuevos poderosos lleguen a drenar nuestros bolsillos.

 

ES ÉSTE CAMPO ESTÉRIL Y MUGRIENTO que nos dejó un conjunto de malos gobernantes, el que nos podría unir.

Victoria

Victoria

Alegre lectora nocturna.

Licenciatura en Diseño Gráfico por la Universidad Iberoamericana Puebla, actualmente especializándose en literatura.

¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? TODO
Victoria

Últimos posts por Victoria (ver todos)

Victoria
Alegre lectora nocturna. Licenciatura en Diseño Gráfico por la Universidad Iberoamericana Puebla, actualmente especializándose en literatura. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? TODO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *