Gustavo Rosas

Un nuevo espacio

Lo nuevo encanta, sea lo que sea, ningún gozo se equipara a empezar, ahora que estoy escribiendo en este blog renovado me siento como estrenando camisa, soy el mismo pero me siento como con novedades… Nunca escribo de política en este espacio pero este es un buen día para hacerlo, estamos a unos días de que la mayoría decida quién va a ser nuestro presidente y cómo estará conformado el Congreso en México, no es una decisión menor, hemos vivido una temporada rodeados de los dimes y diretes de los candidatos, hemos visto cómo las redes sociales se suman a la jauría de medios que nos dan información al respecto, tanto bombardeo nos confunde y nos distrae, las encuestas nos dicen que las cartas están echadas, el discurso de división suena a renovación, las soluciones mágicas y las propuestas iluminadas convencen a los jóvenes, que están en la edad de los sueños, y a los apasionados; yo he sido una víctima de las injusticias que reinan en nuestro país, también he sido golpeado por el nuevo orden que vivimos ¿qué puedo decirles como contador?, con la pasión en las venas quisiera considerar que puede todo romperse y construir en un instante el país de las maravillas, sin embargo debo ser sensato y eso me lleva a afirmarme que, sea quien sea que tome las riendas de nuestra Patria, no puede gobernar para darnos la razón a todos, ni tiene una varita mágica, ni mucho menos va a lograr el bienestar sin el trabajo y sacrificio de todos nosotros.
Orden, Justicia y Paz sociales son el trabajo de un gobierno, no nos sirven ni de artistas ni de mesías. La mayoría elige aunque se equivoque, así es la democracia, pero no podemos elegir como hacen los sedientos de poder que se alían con quienes les aseguran el triunfo aunque traicionen sus convicciones, no podemos elegir sin estar conscientes del trabajo que nos espera para seguir construyendo a la “suave Patria” a la que apuntó López Velarde, no podemos olvidar que la euforia del triunfo dura un instante, que podemos apoyar a equipos diferentes pero al final del juego debemos darnos las manos y saber ganar o perder. Qué lástima que ya no está entre nosotros Dehesa para recordarnos que la Patria es “muy señora nuestra”, vayamos a las urnas con la esperanza de un mejor futuro pero dando ejemplo a nuestros hijos de que participando se construye lo que queremos. Pido a Dios por que nos ilumine y para que ilumine a nuestros próximos gobernantes, elijamos conscientes, contentos y llenos de esperanza: si todos caminamos el país avanza.
Ánimo, México ¡creo en tí!

Gustavo Rosas Goiz
Sígueme

Gustavo Rosas Goiz

Lo mío es contar, por eso cuento lo que se cuenta.
Lo que sé: cuenta.
Gustavo Rosas Goiz
Sígueme

Últimos posts por Gustavo Rosas Goiz (ver todos)

Gustavo Rosas Goiz
Lo mío es contar, por eso cuento lo que se cuenta. Lo que sé: cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *