bloggustavoCuando se trata de elegir algo importante, algo que nos conviene, es normal que nos sintamos preocupados y confundidos. Sin embargo, para tu tranquilidad, debo decirte que las respuestas correctas generalmente pueden ser muchas.

En la música las notas Sol, Do y Mi forman un acorde de Do, sustituir la nota de Do por un Si lo convierten en un acorde de Mi menor, cada elección provoca un resultado diferente pero también armónico en su contexto (o sea que puedes elegir una u otra cosa sin que te equivoques solo cambia el tono o la armonía, tu entiendes de esto más que yo). Lo importante es que entiendas qué resultado quieres.

Cuando se trata de elegir una carrera o un oficio yo creo que no existe una vocación única o una sola elección correcta, de hecho yo creo que se llega al mismo destino por diversos caminos. Lo importante es el destino, la visión del lugar al que quieres llegar, para eso debes fijar el rumbo previo al impulso. Digamos que nadie “nació para” una profesión en particular.

Eso sí, no se puede navegar por el mar en un helicóptero. No sería lo más lógico estudiar para abogado si lo que quieres es diseñar casas (aunque podrías participar en los contratos y especializarte en las leyes que más se aplican para la venta de casas o para la construcción).

Para tomar una buena decisión es correcto preguntarle al que viaja o ha viajado por el camino que quieres recorrer, no al que lo conoce en fotografías o por referencias (leer un folleto del lugar no es como haber estado en el lugar).

No le pidas consejo al zapatero sobre el mejor aceite para tu coche.

Pregúntale a personas que sean prósperas en lo que hacen, (que no anden buscando el pasto más verde, sino que vayan arreglando su propio jardín hasta volverlo espectacular), pregúntales: ¿qué les parece su profesión? ¿qué creen que hace falta para ser un buen profesional de su área? ¿por qué te recomiendan o no estudiar esa carrera? ¿es necesario trabajar mucho para que te vaya bien o sólo estudiando mucho, al terminar la carrera, vivirás siempre de vacaciones? (Avísame sí alguien te contesta afirmativamente la última pregunta).

Tampoco creo en las elecciones por complacer o por llevarle la contraria a alguien, no funcionan. Digamos que no se trata de ir sólo contra el mundo nada más “por que sí”, o de ir con la moda para no verte extraño.

Cada quien que trabaja en una profesión tiene una experiencia diferente.

Escucho a algunos padres decir que ellos no se van a meter en la decisión de su hijo y lo mandan con un orientador vocacional, finalmente ese envío es influir en la decisión del hijo, y no estoy diciendo que eso sea malo, sino que finalmente todas las decisiones se toman con alguna influencia, ya sea de los padres, de los amigos, de los psicólogos, de los maestros, de la mercadotecnia o de alguien más. Muchos dicen: “yo no me voy a meter en la decisión de mi hijo”, yo creo que evaden su responsabilidad ¿para qué les sirven los años de experiencia?

En la elección de la carrera lo importante es saber quién es el que te guía, considerar si te quiere, si te conoce, si conoce tus habilidades, si le importa tu futuro y si sabe de lo que te habla (¿se dedica a eso o te habla desde sus deseos frustrados?).

(sigue en Parte 2)

Gustavo Rosas Goiz
Sígueme

Gustavo Rosas Goiz

Lo mío es contar, por eso cuento lo que se cuenta.
Lo que sé: cuenta.
Gustavo Rosas Goiz
Sígueme

Últimos posts por Gustavo Rosas Goiz (ver todos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *