Cultura

George McLaurin, el primer hombre negro admitido en la Universidad de Oklahoma en 1948, se vio obligado a sentarse en una esquina lejos de sus compañeros blancos.

en la Universidad de Oklahoma en 1948, se vio obligado a sentarse en una esquina lejos de sus compañeros blancos.

Pero su nombre permanece en la lista de honor como uno de los tres mejores estudiantes de la universidad.

Estas son sus palabras:

“Algunos colegas me miraban como si fuera un animal, nadie me daba una palabra, los maestros parecían que ni siquiera estaban ahí para mí, ni siempre tomaban mis preguntas. Pero me dediqué tanto que después, empezaron a buscarme para darles explicaciones y aclarar sus preguntas”.

La educación tiene más poder que las armas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *