Silvino Vergara

El consumo de la tecnología: Ausentismo humano

“Más cerca de las personas de las que estoy lejos, pero tal vez más lejos de las personas de las que estoy cerca… Me he confundido”

Josh Rose

Uno de los gastos mayores de los ciudadanos es en equipos electrónicos de vanguardia tecnológica, que se utilizan no en gran escala para los trabajos o bien, la vida académica, pero si para el tiempo de esparcimiento, así tenemos que si a mediados del siglo XX la Tv fue el fenómeno de la innovación, con el transcurso del tiempo pasa a equipos más individualizados, sobre todo en la década de los ochenta del siglo pasado: “Los inventores de los “Walkman”, los primeros dispositivos móviles que permitían oír el mundo cuando y donde quisiera el usuario, prometían a sus clientes: ¡Nunca más (volver a estar) solo”. Evidentemente, eran consientes de lo que decían, y sabían porqué este eslogan publicitario probablemente iba a aumentar las ventas de los dispositivos, como de hecho ocurrió en incontables millones de casos… La dependencia del ruido ininterrumpido que emitían el Walkman ahondo el vació que dejaba la falta de compañía” (BAUMAN Zygmunt, “44 cartas desde el mundo líquido” PAIDÓS, Barcelona, 2011)

Estos desarrollos tecnológicos representaron el fenómeno de la hiper – individualización, y que ha traído diversas consecuencias, principalmente del comportamiento social y por ende, jurídico de las personas, entre muchos de estos cambios cita el profesor italiano Giorgio Agamben que: “El cuerpo social más dócil y cobarde que se haya dado jamás en la historia de la humanidad… ” y continua el escritor español Jordi Soler: “los teléfonos y las tabletas, además de sus múltiples virtudes, también han conseguido atomizar a la sociedad y quizá por esto… somos más dóciles y más cobardes.” (El País 28 de marzo de 2015) y pareciera que más dóciles ante la restricción de los derechos que brindaba el Estado a su población, y más cobardes para exigir los derechos perdidos o violados, pues bien, de ello se han encargado estos equipos tecnológico, en aislar a las personas y con ello perder el empeño de exigir el cumplimiento de muchos derechos que generaciones pasadas con mucho esfuerzo, sacrificio e incluso con la vida lograron su reconocimiento y que se están perdiendo paulatinamente.

Es el caso de muchos ejemplos que tenemos a la vista, como es la actual reforma energética, que en un principio el gobierno del general Lázaro Cárdenas expropió la industria petrolera y que, hoy salvo dos o tres exclamaciones no sucedió más que la contra reforma debido, entre otras cosas, a ese aislamiento tecnológico con que cuenta la población. A ello, habrá que añadir la falta de conocimiento profundo de los temas que se difunden en estos equipos tecnológicos, pues si bien contamos con muchos y muy variados “flash informativos”, pero no profundizan sobre el tema, a esto se le ha llamado por el profesor polaco Z. Bauman: “tiempos de surf” (BAUMAN Zygmunt “Tiempos líquidos”, Ensayo TusQuets, México, 2013) pues en ese deporte se toman las olas del mar por la superficie, no se profundiza como es el caso del buceo, así vemos hoy todos los problemas frívolos gracias a que estamos altamente comunicados de todas las noticias que se suscitan minuto a minuto en todo el mundo, pero todas, absolutamente todas, en forma superficial, son noticias de un día, o bien de una semana, y después se olvidan por llegar otra más reciente que sustituye a la anterior, por ende, no se profundiza con la primera, menos aun con la ultima, y esto da como consecuencia que no se conocen los alcances de ningún cambio en las sociedades al resultar todos tan repentinos y superficiales.

Así, tenemos los cambios jurídicos y las noticias sobre ellos, ejemplos sobran, pero en los últimos diez años tenemos al frente reformas jurídicas que limitan derechos de los gobernados y que son tantas, variadas y en cascada que se pierde la conducción por lo menos de alguna de estas, basta citar: la reforma constitucional penal, reforma constitucional de los derechos humanos, reforma para una nueva ley de amparo, reforma laboral, reforma constitucional del “Estado laico”, reforma de seguridad social, reforma en telecomunicaciones, reforma energética, reforma de seguridad pública y para combatir el lavado de dinero, reforma electoral, reforma económica, reforma hacendaria, y un sinnúmero más, de las cuales estamos enterados ligeramente por los aparatos tecnológicos, pero que se desconoce el alcance de dichos temas, y esto tiene como consecuencia que no estemos en condiciones de conocer que derechos son afectados, cuales son, y como repercuten toda esta serie de cambios jurídicos a nosotros los ciudadanos de a pie, y todo esto se debe a que el consumo de la alta tecnología esta conformando un “ausentismo humano”.

Silvino Vergara Nava

Silvino Vergara Nava

Doctor en Derecho por la Universidad Panamericana, y la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Litigante en materia fiscal y administrativa. Profesor de Maestría en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y la Escuela Libre de Derecho de Puebla.
Silvino Vergara Nava
Silvino Vergara Nava
Doctor en Derecho por la Universidad Panamericana, y la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Litigante en materia fiscal y administrativa. Profesor de Maestría en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y la Escuela Libre de Derecho de Puebla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *